1. Ergonomía ambiental 

La ergonomía ambiental es el estudio de las condiciones ambientales y físicas que rodean al ser humano e influyen en su trabajo. En definitiva, es el estudio de cómo los ambientes visual, térmico, mecánico, acústico, electromagnético y de distribución afectan en el trabajo para ofrecer una mayor comodidad al empleado.

Las condiciones en las que se encuentra el trabajador influyen directamente en su trabajo. Cuanto más cómodo trabaje, mayor será su productividad. De la misma manera, si se encuentra a disgusto, la productividad disminuirá.

 

1.1 Ambiente sonoro 

En primer lugar tenemos el factor sonoro. Este aspecto interfiere en el trabajo interrumpiendo la comunicación verbal, altera el sistema nervioso, respiratorio, de visión e incluso cardiovascular.

Hay que ser especialmente cuidadoso en tener un ambiente sonoro agradable, ya que los peligros que puede ocasionar a la salud de los trabajadores no son fácilmente detectables. 

La ergonomía que se enfoca a los factores sonoros trata de aislar, reducir o controlar los ruidos que se puedan producir en la oficina.

  

1.2 Ambiente lumínico 

Ejemplos claros de un mal ambiente lumínico son zonas de iluminación escasa o reflejos molestos que inciden directamente sobre los trabajadores. Estas situaciones influyen directamente en el trabajo que realizan los empleados, por lo que es importante cuidar que la iluminación de tu oficina sea adecuada.

Es preferible que la iluminación sea natural, combinada con la artificial, para evitar cambios luz demasiado bruscos. La inmensa mayoría de oficinas están informatizadas, lo que ha producido un aumento de las patologías visuales. Un ejemplo claro es la fatiga visual. Es importante contar con monitores adecuados y la iluminación correcta de la estancia.

En resumen, iluminación homogénea del entorno, minimizando los brillos y reflejos.

 

1.3 Ambiente térmico 

Para conseguir un ambiente térmico adecuado en la que los trabajadores se encuentren a gusto, hay que controlar la temperatura, la ventilación y la humedad de la estancia. Un detalle importante es evitar los cambios de aires y corrientes fuertes en las zonas comunes.

El objetivo de la ergonomía térmica es establecer una temperatura agradable, en la que no se dé sensación de calor ni de frío. Para lograrlo, es recomendable establecer sistemas de acondicionamiento térmico eficientes, de forma que se pueda regular el ambiente en función de la zona de la oficina. Se puede dar el acaso en el que una zona esté destina a realizar ejercicios de carga o descarga, donde no necesitarán un ambiente con mucha temperatura. Mientras que la zona de oficinas requerirá otro tipo de sensación térmica.

Por otra parte, la vestimenta de los empleados juega un papel fundamental. Es importante que los trabajadores utilicen prendas ajustadas a su labor. 

Son muchos los factores ambientales que interfieren en el día a día de nuestros trabajadores, por que lo es importante crear un entorno de trabajo agradable.

 

2. Ergonomía en el puesto de trabajo

El objetivo de la ergonomía en el puesto de trabajo es optimizar la productividad del sistema de producción y del empleado, garantizando su seguridad, satisfacción y salud. Todo esto depende de la interacción del trabajador con los elementos que le rodean, no con los objetos en sí. 

A continuación vamos a explicar una serie de ejemplos de ergonomía en la oficina con el fin de evitar futuras lesiones y poder trabajar de forma eficaz.

 

2.1 Buen diseño del entorno de trabajo

El diseño del entorno de trabajo debe responder a las necesidades del trabajador. Es decir, ofreciendo espacios cómodos en los que desarrollen su trabajo de forma eficaz.

Los espacios destinados al trabajador deben suficientemente espaciosos para evitar que se tomen posturas forzadas o estáticas, ya que afectan a su salud. En pocas palabras, se deben facilitar ambientes en los que los trabajadores puedan moverse y cambiar de postura.

La superficie de trabajo, por otra parte, debe ser amplia y sin objetos que entorpezcan la labor de los empleados. De todas formas, lo que marca la diferencia en la ergonomía en el trabajo es la forma de sentarnos.

Un puesto de trabajo en una oficina obliga a los trabajadores a estar sentados la mayor parte del tiempo. Este hecho afecta al cuello, cervicales, columna y extremidades, por lo que una postura adecuada es fundamental. 

La postura debe ser relajada, sin tensiones en los diferentes puntos de nuestro cuerpo. La espalda y la cabeza rectas, formando un ángulo de 90º. La situación perfecta para las rodillas es más debajo de las cadera, mientras que las piernas y los pies deben estar planos.

Hay que ser consciente de la postura que tomamos, pero ayuda plenamente una silla de oficina adecuada a la estatura y forma del trabajador. En Muebles Aciertos contamos con una variedad inmensa de sillas para la oficina adaptables en cuanto a reposapiés, reposabrazos, muñequeras, etc. Llámanos sin compromiso y plantea tus dudas. 

Un mobiliario de calidad es la mejor opción para realizar un trabajo de forma cómoda y saludable.

 

2.2 Uso adecuado de pantallas y monitores

La tecnología ha irrumpido en nuestras vidas e influye directamente en la calidad de trabajo. Las pantallas y monitores hay que colocarlos de tal forma que no nos dañen nuestro cuello y cervicales. Lo mejor es que la pantalla se encuentre recta a la altura de la vista o levemente baja para no torcer el cuello. 

Por otra parte, las pantallas pueden dañar la visión de los empleados. Lo recomendable es que se encuentren a 55 cm de distancia y realizar descansos regularmente para relajar la vista. Es recomendable ajustar la intensidad del brillo y el contraste de la misma, así como la temperatura del monitor, para evitar la fatiga visual.

 

2.3 Ratón y teclado

El síndrome del túnel carpiano puede aparecer mediante una postura incómoda y forzada del uso del teclado y el ratón.

Lo ideal para evitar esta situación es procurar una postura relajada y alineada con el antebrazo. Una distancia adecuada y cómoda evita estirar o encoger demasiado los brazos. Por otra parte, es importante disponer de espacio suficiente para apoyar los antebrazos.

  

2.4 Descansos para estirar

El último ejemplo de ergonomía en el trabajo es realizar pausas para estirar. Es importante realizar descansos de 10 minutos cada tres horas, tanto para relajar la mente como para estirar los músculos y articulaciones. Por ejemplo, relajar los pies, flexionar rodillas, estirar las manos, descansar la vista, etc.

Son muchos los factores a tener en cuenta para proporcionar un espacio de trabajo adecuado. En Muebles Aciertos somos especialistas en mobiliario de calidad, sillas de oficina, etc. Facilita un entorno de trabajo respetuoso con la salud de tus trabajadores con un mobiliario adaptado a ellos.